Arq. Elisa Martins
Arq. Cássio Sauer

sauermartins

Porto Alegre _ BRASIL

EL OBSERVATORIO DEL CAMPO Y DE LAS ESTRELLAS

BIO

sauermartins es un estudio de arquitectura fundado en Porto Alegre por Cássio Sauer y Elisa T Martins que, a partir de una práctica más experimental y exploratoria, busca proponer la arquitectura como un instrumento capaz de transformar y cualificar el existente.

Elisa T Martins. Arquitecta (UFRGS/2009), con movilidad académica (Universidade do Porto, FAUP/2007-2008) y Master en Proyecto de Arquitectura (PROPARUFRGS/2016). Ha colaborado en la construcción de la Fundação Iberê Camargo y en los estudios de Álvaro Siza, en Portugal y Bernardes e Jacobsen, en SP/Brasil, como parte del equipo local de Herzog & de Meuron en el proyecto del Complexo Cultural Luz.

Cássio Sauer. Arquitecto (UFRGS/2009), con movilidad académica (Universidade do Porto, FAUP/2007-2008) y postgrado “Civilização América” (Escola da Cidade/2012). Actualmente cursa la maestría en Arquitectura (PROPARUFRGS).
Ha colaborado en los estudios Triptyque Architecture, en SP/Brasil, y ELEMENTAL, Chile.

Colaboradores: Barbara Remussi + Luísa Pasqualotto

MEMORIA

Se propone una pequeña arquitectura. Un hecho en medio al campo, una ‘folly’ una marca, señal de la presencia humana y de la apropiación del lugar, el vertical en contrapunto al horizontal, un acontecimiento en el vasto paisaje interesa tratar del contexto que nos conecta y nos identifica – argentina, uruguay y el sur de brasil – con sus campos infinitos, planes sin fin de pastos y cielo, el paisaje que se expande y las fronteras que se pierden referencia a acontecimientos geográficos, un pequeño observatorio que mira hacia al cielo y a su entorno un abrigo, un faro, una arquitectura… con tan sólo un km de madera.

Una pieza con significado no solamente por su diseño pero como una vivencia a ser concretizada: una ensamblaje, una experiencia de construcción, una arquitectura como forma de apropiación y de significación del lugar. El observatorio es un pabellón sencillo que se realiza con una estructura de 20 columnas – que cambian de sección en altura – y 50 vigas de madera. Las piezas conforman una grilla estructural aporticada con refuerzos para las zonas de piso hechas con tablados de madera. Tres piezas definen la altura del volumen – aproximadamente 9 metros – que flota desde el suelo en 20 apoyos – elevando la estructura del terreno natural y posibilitando su emplazamiento en distintos sitios.

Desde el interior, el plano del piso, una escalera, una barandilla y un balcón acomodan los visitantes y ofrecen un recorrido de subida que permite diferentes miradas a la estructura, el entorno y al cielo arriba. Allí se puede sentar, disfrutar y reunirse, mirar las estrellas y el paisaje. El tejido envuelve el pabellón como un manto, una mascara translúcida que filtra la luz y conforma el espacio interior además de permitir diferentes aberturas/cierres en el observatorio. Por la noche, la piel reacciona como un faro y resalta la complejidad de la estructura, proporcionando sombras